Author Archives: jmbeas

Tablero físico vs tablero virtual

Tablero físico de un equipo haciendo Scrum

Este artículo tiene su origen en una pregunta realizada en la lista de correo de Agile-Spain. Gracias a todos los que participan en esta comunidad. No me cansaré de aprender en ella.

Los tableros físicos para un equipo Ágil

En general, me voy a referir a los tableros que empleamos para representar el trabajo en curso. También podemos usar tableros (físicos o virtuales) para representar otra información. Si te interesa este tema, te recomiendo acercarte a los blogs de Xavier Quesada y de Vanesa Tejada.

Un tablero físico tiene varias propiedades:

  • Es el tótem de la tribu. El equipo se reune alrededor del tablero para organizar el trabajo, contarse unos a otros los avances e impedimentos… De hecho, si la distribución del espacio de trabajo nos permite trabajar junto al tablero, éste se convierte en la bandera del fuerte. Dice: “¡Ey, aquí estamos los agilistas! ¡Aquí se trabaja de una manera diferente!”. Sé que suena muy simbólico, pero el hecho es que el tablero es algo más que una herramienta.
  • Sirve para demostrar uno de nuestros valores más poderosos: la transparencia. No tenemos miedo de mostrar a todo el que quiera acercarse cuál es el estado de nuestro trabajo en curso. Tanto si va bien como si va mal mostramos el trabajo en curso y, siempre que podemos/sabemos, gráficas de evolución como el burn-up chart.
  • Si el equipo hace Scrum, podemos saber si ha comenzado el sprint hace poco (la mayoría de las historias sin empezar), si está a punto de terminar (la mayoría de las historias acabadas), si ha tenido problemas (muchas tarjetas marcadas como que han tenido impedimentos o tarjetas que han surgido durante el sprint), si no están respetando la prioridad del backlog (historias planificadas arriba que no están acabadas o ni siquiera empezadas, mientras que hay historias más abajo empezadas o incluso acabadas)… Si el equipo hace Kanban, también podemos ver de un vistazo las colas, los incumplimientos del WIP, etc… Esta propiedad de ver de un vistazo el trabajo en curso es, en mi opinión, muy poderosa porque ayuda mucho a diagnosticar (incluso a autodiagnosticar) qué está sucediendo en tiempo real. Bueno, en tiempo real si todos somos autodisciplinados y movemos los post-its frecuentemente. Pero incluso si no los movemos y dejamos que se caigan al suelo de puro aburrimiento (sí, los post-its también se aburren) tendremos una señal muy interesante sobre qué sucede en el equipo.
  • Esta capacidad de ver mucha información de un vistazo nos permite encontrar más fácilmente cuál es el layout más eficaz del propio tablero. Esto es especialmente útil cuando el equipo es nuevo o estamos en un proceso de transición, donde los procesos y acuerdos de trabajo están aún emergiendo.
  • Cada vez que un miembro del equipo mueve una tarjeta en el tablero está haciendo un poco de jefe de proyecto: asigna tareas (eligiendo la que pone “en curso”), actualizando el plan (moviendo la tarjeta al estado correspondiente), informando del plan actualizado (con el mismo movimiento, pues el tablero es visible para todo el mundo que se acerque), eliminando interrupciones (del tipo “¿en qué estáis?”), y aunque suene un poco raro, está cargandose a sí mismo de energía positiva cuando indica a todo el mundo que ha acabado una tarea. No es lo mismo irte a casa con varias tareas acabadas al 80% que una al 100%, ¿verdad?

Los tableros virtuales para un equipo Ágil

Sobre los tableros virtuales tengo que decir:

  • Los uso. Soy especialmente fan de Trello.
  • Aunque soy un gran fan de los tableros físicos, entiendo que los tableros virtuales pueden ser necesarios.
  • Mientras el tablero físico es tremendamente intrusivo (y eso está bien), el virtual es demasiado fácil de ocultar. No podemos hablar de máxima transparencia si para acceder a un tablero tengo que conocer una URL o incluso tener una contraseña. Son pequeños inconvenientes, pero ninguno comparable al inconveniente de que no lo estoy viendo y tocando durante mi jornada laboral. Si cuando voy a tomar café, o separo la vista de mi monitor para descansar un poco, me encuentro con el tablero y, de un vistazo, veo que no estoy en el foco o, simplemente, que pertenezco a este equipo, estaremos perdiendo mucho de lo que nos aporta el tablero físico. Si al menos podéis mostrarlo en un monitor para tenerlo presente, junto al estado de la Integración Continua, p.ej., estaréis mitigando en parte esa falta de presencia del tablero físico.
  • Otra cualidad del tablero virtual es que puede crecer hasta el infinito, lo cuál impide que veamos de un vistazo el estado de nuestro trabajo en curso. Para mí éso es una señal de que estamos planificando demasiadas historias, o las historias son demasiado grandes y requieren desgranarlas en demasiadas tareas, o que tenemos demasiadas tareas simultáneamente en alguno de los estados (ya sea Scrum o Kanban). En el tablero físico es fácil de detectar porque “el tablero se nos hace pequeño”, en el virtual esto se puede traducir por “no nos cabe todo en una sola pantalla”. Estos olores nos deberían poner en alerta y reflexionar sobre ello en las retrospectivas.
  • Reconozco las virtudes de las herramientas virtuales para recopilar y agregar datos, especialmente para las PMO o departamentos de Finanzas, pero esto también es resoluble sin necesidad de inmiscuirse en cómo trabaja un equipo. Ahí tenemos que entender mejor qué información necesitan realmente estos departamentos y responder con la precisión necesaria. A nadie le interesa cuántas horas ha empleado un equipo en una tarea en particular sino cuántas jornadas x persona (es decir, cientos o miles de euros) está costando un proyecto.

Tablero físico o virtual

Hay diferentes escenarios en los que nos podemos ver empujados a emplear un tablero virtual. En ese caso, mi consejo es que sea una decisión consensuada por el equipo. Se puede tratar como un acuerdo de trabajo más.

Seguramente podrás ayudar a que el equipo tome esa decisión con estas reflexiones:

  • Si el equipo está empezando como equipo (ya sea haciendo Kanban o Scrum), mi consejo siempre es NO prescindir del tablero físico, aunque sea más trabajo porque alguien nos obligue a tener la misma información en otro soporte. (Ojo, el equipo suele usar a quien hace de ScrumMaster para que actúe como secretario (transcribiendo todas las historias y tarjetas de un tablero a otro) y no se hace cargo del sobresfuerzo. Es una excelente oportunidad para que todo el equipo asuma un poco de ese rol de ScrumMaster).
  • Si el equipo está distribuido y no hay manera de que trabajen con el mismo tablero físico, no queda más remedio que usar un tablero virtual. Esto ya no es una imposición de alguien externo sino una decisión del propio equipo. Una de las características del trabajo distribuido geográficamente es que requiere de todos un mayor esfuerzo en comunicar. Encontrar los canales adecuados para que se produzca esa comunicación es difícil y tarda tiempo en encontrar las herramientas y acuerdos de trabajo que funcionan para cada equipo. El tablero virtual es una herramienta más, pero ni tiene por qué ser la única ni tiene por qué ser sustitutiva del tablero físico. Lógicamente, si en ninguna de las sedes físicas hay más de 2 personas, parece que no tiene mucho sentido tener un tablero físico.

Si quieres contribuir a esta conversación con tus experiencias, dudas o sugerencias, puedes usar los comentarios en este artículo o en la entrada de la lista de correo a la que me refería más arriba.

Escalar Agile sin frameworks

Hace ya varias semanas expliqué en un evento mi enfoque respecto a cómo escalar Agile. Para poderlo compartir he preparado esta presentación. Me gustará conocer tu opinión.
Sigue leyendo…

Nueva etapa

En diciembre dejaré de ser freelance para incorporarme en exclusividad al equipo de Agile coaches de eDreams ODIGEO, una de las más importantes agencias de viaje online del mundo. Como consecuencia, a partir de este mes que viene, dejaré de estar disponible para ayudar a otras empresas.

mirando-a-las-estrellas

Hace más de 4 años decidí convertirme en consultor independiente y desarrollar mi actividad en el acompañamiento a equipos de desarrollo de software mediante las metodologías ágiles. Hoy ya podemos decir que esa profesión tiene un nombre reconocible por muchos clientes: el Agile coaching. Como todo pionero, en el camino he ido aprendiendo muchísimas cosas, he tenido muy diferentes clientes y he explorado la terra incognita junto a muchos compañeros de viaje. He tenido muchísima libertad para acertar y para equivocarme. Pero ahora se abre ante mí otra nueva etapa: llena de retos, impedimentos y los consiguientes aprendizajes. Espero que también me traiga nuevos impulsos y nuevas experiencias que, en la medida de lo posible, pueda ir compartiendo. De momento, mucho trabajo para cerrar adecuadamente todos los asuntos en marcha y pendientes que dejo como freelance, pero sobre todo mucha ilusión y muchas ganas de comenzar.

Mientras ese día llega, si alguien está interesado en aprovechar alguno de mis últimos huecos disponibles para realizar un Agile Clinic (in-house u online), estaré encantado en ayudarle.

 

Si necesitas cualquier aclaración o más información, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

 

Agile Clinic “in-house”

jmbeas-banner-agile-clinic-in-house

¿Qué es Agile Clinic “in-house”?

Agile Clinic es un formato frecuente en algunas conferencias sobre metodologías ágiles. Consiste en sesiones de corta duración en las que un Agile coach ofrece consejo para un caso particular, expuesto por el asistente que ha solicitado su ayuda. Es una buena oportunidad para conocerse y recoger ideas de valor, ofrecidas por profesionales con experiencia.

Ejemplos de conversaciones que pueden surgir durante un Agile Clinic son “Hacemos Scrum pero, ¿cómo podemos manejar el trabajo no planificable que nos surge todas las semanas?”, “¿Cómo podemos visualizar el ritmo del equipo para tomar decisiones en el proyecto?” o “En nuestras retrospectivas siempre salen los mismos temas y ya no sabemos qué hacer”.

Qué conveniente sería tener este servicio a mano cuando nos atascamos, ¿verdad?

Agile Clinic “in-house” es un servicio de acompañamiento a domicilio para equipos y/o managers que necesitan resolver esas dudas prácticas que surgen al intentar aplicar métodos y prácticas ágiles en su trabajo.

¿Cómo funciona?

Muy sencillo. Reservamos una mañana o una tarde (máximo 4 horas) para trabajar todos juntos, me desplazo hasta vuestras oficinas y allí celebramos una sesión de trabajo.

No necesitáis preparar nada, salvo un lugar tranquilo donde estar cómodos y donde, idealmente, haya una pizarra.

Lo primero que haremos será conocer el contexto y extraer, durante los primeros minutos de la conversación, cuáles son vuestras principales preocupaciones. A partir de ahí dejaremos que la conversación vaya fluyendo hasta un poco antes del final del horario acordado. Los últimos minutos de la sesión los emplearemos para confirmar conclusiones y para que acordéis un plan de acción, al que os comprometeréis con vosotros mismos.

La dinámica de la sesión es imprevisible pues no todo el mundo necesita lo mismo. A veces es necesario aclarar conceptos, a veces es necesario profundizar juntos en un problema o incluso abordar un conflicto dentro del grupo. No siempre podremos entrar en todos los asuntos, pero seguro que, con un poco de paciencia y colaboración, en una sesión ya seremos capaces de poner luz en aquellos asuntos que más preocupan.

¿Cuánto cuesta?

400€ (sesión presencial). 250€ (sesión online).

Duración mínima recomendable: 2 h (hay que elaborar conclusiones y un plan de acción).
Duración máxima: 4 h.

IVA no incluido.
Desplazamientos fuera de Madrid corren a cargo del cliente.
Una vez agendada, un cambio en la fecha de la sesión con menos de una semana de antelación conllevará una compensación del 50%.

 

Si necesitas cualquier aclaración o más información, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

 

Catálogo con el primer curso “Corporate Agile”

cover-catalogo-corporate-agile-sep-2015
Ya está disponible el catálogo de la serie de cursos “Corporate Agile”, con el primero de ellos: “Introducción al Agilismo para Consultoras IT”.

Curso “Introducción al Agilismo para Consultoras IT”

Primer curso de la serie “Corporate Agile”.
También disponible en formato online.
¿Quiere saber más? PULSE AQUÍ

Destinatarios

Profesionales dedicados a la consultoría TIC con alguna exposición a las metodologías ágiles, por ejemplo, porque están involucrados en un proyecto para un cliente que se desea gestionarlo con Scrum o algún otro escenario similar.

Objetivos

Este curso presencial ofrece una visión de conjunto con la que empezar a tener criterio propio y tomar así decisiones informadas en relación a las metodologías ágiles. Veremos desde los fundamentos del agilismo, marcos de trabajo como Kanban o Scrum e incluso casos prácticos de implantación en escenarios reales.

  • Que los alumnos adquieran los conocimientos fundamentales sobre el agilismo.
  • Que comprendan el cambio de mentalidad necesario para hacerlo funcionar.
  • Que conozcan los métodos, herramientas y prácticas más habituales cuando se emplean metodologías ágiles.
  • Que reflexionen sobre los principales riesgos e impedimentos a tener en cuenta al incorporar las metodologías ágiles en diferentes contextos.

Duración

El curso consiste en 4 bloques de 4 horas cada uno, que se pueden impartir de la manera más conveniente para el grupo.

Contenidos

El curso se estructura en un total de 4 bloques en las que se tratarán los contenidos indicados más abajo. Transversalmente a todo el curso hay un trabajo sobre el necesario cambio de mentalidad que requiere la adopción de estas metodologías. El último bloque está diseñado para consolidar todo lo aprendido, provocar una reflexión colectiva y recoger las reacciones de los alumnos como acciones de cambio individual.

BLOQUE 1
1. Pensamiento Sistémico
  • Cómo puede ayudarnos el pensamiento sistémico a abordar problemas complejos como el desarrollo de proyectos de software
2. Métodos de Producción Ajustada (Lean)
  • Contexto histórico y principios del Lean Software Development
  • Desperdicio en el desarrollo de software
  • Pull vs push y su relación con la productividad
3. El sistema Kanban
  • En qué consiste el sistema Kanban
  • Métricas: tiempo de ciclo y tiempo de entrega
  • El efecto de limitar el WIP
BLOQUE 2
4. Agilismo
  • Contexto histórico: metodologías ligeras vs metodologías pesadas
  • Metodologías adaptativas vs metodologías predictivas
  • Manifiesto Ágil
5. Cambio Cultural
  • Valores, principios y prácticas
  • La adopción de metodologías ágiles como cambio cultural
6. Scrum
  • Scrum en 10’
  • Roles y eventos
  • Scrum vs Kanban
BLOQUE 3
7. Desarrollo Ágil de Producto
  • Iterativo e incremental
  • User Story Map y Plan de versiones
  • Historias de Usuario
  • Refinamiento e Inception
8. Gestión de Ágil de Proyectos
  • Burn-up chart
  • Equipos autónomos y multidisciplinares
  • Trabajo no planificable
9. Prácticas de Ingeniería
  • Integración continua, Entrega continua, Despliegue continuo
  • Programación por parejas
  • Testing y QA Ágil
BLOQUE 4
10. Escalando Agile
  • Agile para más de 1 equipo
  • Agile para más de 1 producto
  • Agile en una gran corporación: cambio cultural y de procesos
  • Frameworks de escalado: SAFe, DAD, LeSS, ESP,…
  • Gestión ágil del portfolio
  • Gestión ágil de RRHH
  • Gestión ágil de proveedores
  • Gestión ágil del cambio
11. Reflexión final
  • Cuándo es mejor Agile y por qué

 

Formación “Corporate Agile”

jmbeas-banner-kanban

Las grandes compañías de todo el mundo están buscando maneras de responder lo más rápido posible a las demandas, siempre cambiantes, de sus clientes. Están encontrando la respuesta en las metodologías ágiles. Por ello, cada vez más, solicitan ayuda a sus proveedores.

Y surgen nuevos retos, como comprender y adaptar la realidad de estas grandes organizaciones a los nuevos procesos. Además, este nuevo paradigma demanda nuevas habilidades técnicas y personales.

Como consecuencia, proveedores y clientes necesitan actualizar sus plantillas a todos los niveles. Los proveedores deben ser capaces de crear y ofertar nuevos servicios y tener profesionales adaptados a los mismos, mientras que los clientes deben ser capaces de valorar las diferencias entre las ofertas que reciben y calibrar el verdadero impacto que los cambios introducidos pueden acarrear en su propia organización.

La formación “Corporate Agile” es una serie de cursos cuyo objetivo es la capacitación para la toma de decisiones reales en estos nuevos escenarios.

Son formaciones en diferentes formatos (online o presencial) que, por tanto, ofrecen una gran flexibilidad para ajustar el horario y el calendario a cada grupo. Además, la metodología de enseñanza es muy participativa, tanto en el formato online como, por supuesto, en el presencial. Crear un ambiente de participación es clave, pues favorece la incorporación de los conocimientos y los cambios de enfoque imprescindibles para que los profesionales se puedan enfrentar a los nuevos retos que encontrarán al acercarse a las metodologías ágiles.

Metodología

La formación presencial que imparto in-house tiene siempre un alto grado de personalización para responder en cada caso a las necesidades del grupo y de la organización.

Toda la formación está diseñada de manera modular, de manera que la programación se puede adaptar con bastante facilidad a los calendarios y horarios de los alumnos.

También estoy diseñando un programa de formación online para aquellos escenarios en los que la formación presencial es más difícil de adaptar a las necesidades del grupo.

La dinámica de cada curso depende de los objetivos del mismo y no sólo trabajamos los contenidos formales sino que también provoco mucho debate para que los alumnos cuestionen sus creencias. Además, en ese debate, en el que surgen muchas dudas del día a día de los alumnos, yo aporto mucha de mi experiencia desarrollando software, gestionando proyectos y acompañando a equipos y organizaciones de diferentes sectores y tamaños.

Cursos

Iré aumentando la cartera de cursos disponibles a medida que los vaya diseñando y poniendo a prueba. Comienzo con el curso “Introducción al Agilismo para Consultoras IT”, que ofrece una visión de conjunto con la que empezar a tener criterio propio y tomar así decisiones informadas en relación a las metodologías ágiles.

Una vez validado este primer curso iré planteando itinerarios formativos más especializados, donde los alumnos puedan profundizar mucho más. Así, propondré cursos sobre métodos concretos como “Scrum” o “Kanban”, otros temáticos como “Desarrollo Ágil de Producto” o incluso especializaciones necesarias en ambientes Scrum, como “Aprende a ser un buen ScrumMaster” o “Aprende a Enseñar Scrum”.

También plantearé, más adelante, versiones de la formación destinada a otros perfiles que vaya descubriendo como potenciales clientes, por ejemplo, “Lean y Agile para Directivos”.

La mayoría de estos cursos tendrán también una versión online adaptada.

 

Si te interesa cualquiera de los cursos arriba mencionados, no dudes en ponerte en contacto conmigo.
Pulsa AQUI.

 

Gestión ágil de proyectos

Para entender cómo se gestiona un proyecto con una metodología ágil es necesario entender antes la diferencia entre una gestión predictiva y una gestión adaptativa. En este artículo, además, puedes conocer las ventajas de este tipo de gestión de proyectos y cuándo es más adecuado aplicarla.
Sigue leyendo…

Burn-up chart

El burn-up chart (literalmente “gráfico de quemado hacia arriba”) muestra el trabajo aportado por un equipo, o varios, a un proyecto ágil. Aunque resulta poco conocido, es uno de los gráficos más útiles para gestionar el trabajo de un equipo haciendo Scrum porque nos permite tomar decisiones realistas acerca del trabajo pendiente y las expectativas alrededor del mismo.
Sigue leyendo…

Gestión de riesgos en proyectos ágiles

Hace ya casi dos años que elaboré esta presentación durante el acompañamiento a la transformación Lean/Agile de ING Direct España, empleada como parte de la formación a jefes de proyecto y mandos intermedios.
Sigue leyendo…

« Older Entries